Siento en lo mas profundo de mi alma que en la sesión cerré esa etapa que tanto me hacia sufrir. ¿Magia? Mucha. Y mucha comprensión, mucho tacto y energía humana. Tengo el corazón lleno de Amor por mí y por la toma de consciencia que he tenido.Gracias David, realmente eres un abridor de puertas de las Grandes.