Un tiempo mágico de pararte ante todos los aspectos de tu vida e ir abriendo puertas hacia nuevos y apasionantes misterios. Así es como resumiría mi sesión con David… cuyas resonancias se siguen desplegando todavía hoy, meses después.