Cuando salí a la calle después de la sesión ya me pareció que todo era distinto, me sentí liviana como una pluma. Dormí muy bien y desde entonces siento de verdad que hay algo dentro de mí que ha cambiado. Me atrevería a decir que ya no tengo miedo. Estoy alegre. Ha sido una experiencia maravillosa conocerte. Irradias luz.