Escuchar a David es un regalo emocionante. Te hace recordar que nunca perdiste tu poder y te hace conectar con una vida libre, honesta, auténtica, valiente y buena. Entiendes que el ejemplo es lo que nos incita a la acción, al respeto y a la admiración.