Acudí a David por su enfoque anti-psiquiátrico, en un momento en el que estaba planteándome muchas cosas y poniendo en tela de juicio mi profesión. Y gracias a las revelaciones sobre mí que tuve en la sesión, pude también entender de forma más profunda el mundo simbólico de mis pacientes. Y pude ayudarlos más.