Ya hace un año que realicé la sesión, ¡y ha sido muy poderoso su efecto! Gracias a ti, David, ahora estoy recogiendo la cosecha de las decisiones que tomé entonces, y eso me ha hecho muy feliz. Me impactó tanto que no pude evitar recomendarte, y varias amigas se han puesto en contacto contigo y quedaron también muy satisfechas y agradecidas.