Participar en la NoEscuela ha sido mágico y he sentido que formaba parte de una obra de arte. Entré en la nave pensando que necesitaba tomar un nuevo camino profesional, sin ser capaz de ver la belleza y la importancia de lo que ya estaba haciendo. Y, como por arte de magia, gracias a la claridad y determinación de David, mi mundo se abrió y ahora estoy totalmente reconciliada con mi profesión. En lugar de cambiar de rumbo, comencé a ver la importancia de lo que hago y a hacerlo con valentía, nobleza y libertad. David es genial y su trabajo muy especial. Su entrega, su percepción y su calidad humana son incomparables. Será por siempre un referente en mi vida. El aura mágica que creó en cada uno de nosotros para que actuásemos en la vida irá siempre conmigo. Me siento agradecida y hoy actúo con mucha más fuerza y ​​determinación. Valió la pena todo el esfuerzo de ir a España desde Brasil, donde vivo, para viajar con David y los demás compañeros en este viaje inolvidable. Gracias eternas, David, por tu cariño y por ser tan impecable. Ojalá tu trabajo se extienda por todo el mundo y mucha más gente pueda formar parte de esta obra de arte. Ha sido un honor, un cambio radical de paradigma y una gran conquista de por vida.