Llegué algo escéptico y me encontré con un proceso magnífico de auto-descubrimiento, donde eres tú quien te das las respuestas. La labor de David fue extraordinaria: desde el respeto, con la pregunta poderosa y adecuada en cada instante, transmitía paz, profesionalidad y firmeza. Muy altamente recomendables ambos: la herramienta y la persona.