De verdad que ha sido magia pura. Me he sentido comprendido, escuchado y confrontado en un sentido tierno y amoroso. Solo tengo palabras de agradecimiento. Fue como si David se estuviera comunicando directamente con lo que soy y nunca debo olvidar.