David es para mí un Sócrates contemporáneo. Siento estar formado parte de un momento histórico, de un hito importante y secreto del que un día se dirá que comenzó con un pequeño grupo de personas libres, reuniéndose y aprendiendo a pensar.