Después de una larga sesión de escucha, comprensión y acompañamiento, me di cuenta de todo lo que no necesitaba. Se abrió una enorme puerta, y supe que si la atravesaba se acabaría el sufrimiento. Y eso hizo que me pusiera en acción. Es una verdadera pasada. No olvido ni un instante todo lo que comprendí.