Gracias por tu capacidad de ponerte en mi lugar, tu paciencia, tus enseñanzas… Siento que a través de ti me conocí… Me descubriste. A raíz de nuestra sesión me siento diferente. Ahora vivo en armonía y calma, disfrutando de cada momento y de las posibilidades que se abren ante mí.