Fui nerviosa y emocionada, pero enseguida me sentí cómoda y acompañada en el camino por la tranquilidad y la mano cálida que tenía enfrente. Gracias a tu paciencia conseguí abrir una inmensa puerta en mi consciencia.