Llegué bastante asustada. Me tranquilizó mucho la voz de David y la manera en que me hablaba. Fue emocionante ir viendo, a través del Tarot, mi vida con tanta claridad: el punto en el que estaba, hacia dónde quería ir, los obstáculos que yo misma me ponía, los recursos que tenía para abordarlos, a dónde quería llegar… y todo de una manera tan clara y sencilla. Esa misma noche comencé un trabajo personal tan intenso que, solo un mes después, me parece increíble haber vivido tantas cosas en tan poco tiempo a consecuencia de ello. Ahora mi vida es un constante cambio. Me estoy arriesgando a hacer cosas que nunca antes había hecho.