Una sacudida. A veces permanecemos en un profundo sueño del que no queremos despertar y necesitamos que nos agiten con fuerza. Gracias por el gran poder transformador de tus palabras, por encender el fuego. Ahora todo es más simple. Todo se produce en un abrir y cerrar de ojos. Todo ya está aquí, en mis manos.