¡Estoy flipando! Sabía que la magia existía pero no la había interiorizado hasta ahora de un modo tan profundo. Gracias a David he podido detectar patrones en mí que desconocía y que me han estado limitando y dañando incesantemente. De repente siento unas ganas tremendas de inventar nuevos caminos, y eso me da la vida.