Con cariño y entrega, David me ha ayudado a ver con claridad las raíces de mis problemas. También me ha inspirado para recuperar mi vida, para empezar a vivir desde mi esencia única e irrepetible, como él dice: “pase lo que pase, pese a quien pese, piensen lo que piensen”.