Me siento distinta, más desnuda y real. Llevaba un año y medio intentando resolver, de distintas maneras, mi malestar y estaba atrapada en un círculo infinito. Hasta ahora. Después de escuchar a David ya no te quedan excusas para no vivir la vida que quieres.